Biodiesel: el Gobierno pidió a EE.UU. suspender aranceles y confía en reingresar a Europa

CAPITAL FEDERAL – Argentina solicitó eliminar los derechos provisorios e insiste en un pacto entre privados. Expectativa por volver al mercado europeo, aunque no será inminente.

El Gobierno y representantes de la industria de biocombustibles presentaron ayer ante el Departamento de Comercio norteamericano, que lidera Wilmur Ross, el descargo y un pedido de suspensión de los altísimos aranceles que EE.UU aplicó al biodiésel argentino y que implican, en la práctica, el cierre de ese destino por al menos un trimestre.

El escrito acercado a la dependencia que dirige Ross cuestiona, como informó ayer El Cronista, formalmente la decisión adoptada; insiste en la inexistencia de subsidios, y pide anular los derechos compensatorios provisorios de hasta un 64%.

La presentación incluyó, además, una invitación a la administración Trump para armar una mesa de negociación que evite estancar la disputa en el proceso administrativo, que podría extenderse hasta fin de año y demorar entre tres y seis meses los despachos, que llegaron a fines de julio a las 800.000 toneladas y equivalían a u$s 600 millones, según cálculos preliminares.

Al respecto, el ministro de Producción, Francisco Cabrera, aseguró ayer a la prensa acreditada en Casa de Gobierno que Ross le había expresado el “compromiso” de suspender la fuerte suba al arancel “lo más rápido posible”. Pero los negociadores consultados por este diario consideraron horas más tarde que la declaración del ministro debe tomarse apenas como “una expresión de deseo”.

Washington tiene hasta el próximo martes 5 para definir si acepta una negociación entre privados para fijar precios, alícuotas y volúmenes de exportación. Si hay aval, esa ronda negociadora empezaría oficialmente recién el 30 de septiembre.

Si la administración Trump rechaza negociar, la Argentina perdería la posibilidad de torcer el destino por la vía diplomática y se vería obligado a observar el curso del proceso administrativo, en el que los abogados de una y otra parte se explayarán en argumentos y contraargumentos sobre la aplicación o no de derechos provisorios ante el Departamento de Comercio y la Comisión de Comercio Internacional (USITC, por sus siglas en inglés). Cancillería ya advirtió que “se reserva el derecho de llevar adelante las acciones legales pertinentes” sino se alcanza una solución amistosa.

Esperanza en Europa

En paralelo, el Gobierno buscó llevar calma al sostener que, pese al bloqueo norteamericano, la Unión Europea se apresta a reabrir sus puertas al producto.

La Comisión Europea volverá a poner el próximo jueves 7 a consideración de las nacionales del bloque una propuesta que ya circula entre los 28 estados miembros para fijar a las empresas argentinas un arancel promedio del 8,1%, por debajo de la propuesta que se evitó votar a fines de julio y que fijaba un impuesto del 10,6%, lo que ofrecería condiciones más favorables para exportar.

Para las empresas involucradas, el resultado de la votación es incierto. Por eso evitan entusiasmarse, aunque reconocen que volver a Europa, aún con aranceles en Estados Unidos, permitirá mantener los niveles de producción. Fuente: CRONISTA

Podría interesarte

Facebook Comments