Debacle petrolera: la viabilidad económica y energética del país en jaque

Entre 2015 y 2016 la producción de la Cuenca Neuquina y la del Golfo San Jorge habían caído un 2% y 5%, respectivamente. Al primer cuatrimestre de 2017, las caídas interanuales registraban desplomes del 7,6% para la primera y del 8,9% para la segunda. Ambas cuencas explican que cerca del 90% del crudo utilizado por el parque de refinación local.

Por Federico Bernal es Director del Observatorio de la Energía, Tecnología e Infraestructura para el Desarrollo (OETEC).

Para complementar esas cifras con lo sucedido a nivel nacional, hay que mencionar que 2016 fue testigo del mayor desplome en la producción de crudo desde 2011, al caer un 3,8%. Por desgracia, 2017 no se queda atrás: 8,1% abajo en los primeros cinco meses con relación a igual período de 2016. El acumulado con respecto a 2015 arroja un 10,3% negativo.

Por último, tres datos adicionales que permiten dimensionar la gravedad de la situación: 1) Las tres primeras productoras cuyo volumen en 2016 explicó el 70% del total a nivel nacional, registraron la menor extracción (sumada) desde 2013; 2) El emblemático yacimiento Loma La Lata – Loma Campana (Vaca Muerta, provincia del Neuquén) agudiza el menor rendimiento que ya había ostentado en 2016: entre enero y mayo de 2017 en comparación con igual período de 2015, sus producciones de crudo y gas cayeron un 6% y 42%, respectivamente; y 3) Las cantidades importadas de petróleo en iguales períodos se cuadruplicaron (326% de incremento). Medidas en dólares: sólo durante los primeros cinco meses de este año se desembolsaron 110,2 millones contra 29,4 millones para el mismo período de 2015.

Luego del gas natural de pozo, el petróleo es el segundo insumo en importancia de la matriz primaria energética, con un 33,4% (2015). Asimismo, es el segundo insumo de la matriz secundaria a través de sus derivados dieseloil, gasoil, fueloil y motonaftas, con un 28,5%.

Sin ninguna medida o anuncio que permita vislumbrar una reactivación del sector, el daño -hoy inmenso- se tornará en breve irreversible. La defensa de la producción nacional vía restitución de los precios sostén al barril doméstico es cuestión de vida o muerte no ya para la industria petrolera y los miles de trabajadores afectados, sino para la viabilidad económica y energética de la República Argentina. Fuente: ÁMBITO

Podría interesarte

Facebook Comments