Las decisiones del gobierno nacional ponen en riesgo las inversiones de las energías limpias

Temor en el sector

Los vientos que soplan a lo largo de la costa atlántica argentina han cautivado durante mucho tiempo a la industria energética. Sin embargo varios factores están avivando los temores de que la energía limpia sea una de las víctimas de la caída del mercado libre.

BUENOS AIRES- Varios factores están avivando los temores de que la energía limpia sea una de las víctimas de la caída del mercado libre. Para empezar, Fernández ha intensificado los controles de capital y se prepara para renegociar decenas de miles de millones de dólares de deuda soberana, conduciendo a una industria que depende de las finanzas mundiales para que se prepare para lo peor.

La nueva administración también congeló el costo de la electricidad durante seis meses mientras busca un nuevo marco de precios después de que Fernández hiciera campaña prometiendo una “desdolarización” de los servicios públicos, lo que aumenta el temor de que intervenga en los términos de los acuerdos de compra de energía. Eso sería desastroso para proyectos renovables, ya que la prolongada estabilidad que proporcionan los acuerdos de compra de energía a menudo son el catalizador para obtener la luz verde de los inversores.

La oficina de energía renovable del gobierno -que organizó subastas durante el mandato de cuatro años de Macri que recaudaron US$5.400 millones en inversión, contra los solo US$395 millones en los cuatro años anteriores- también puede perder su rango al fusionarse en un departamento de energía más amplio. Si bien el futuro de la oficina aún es incierto, la mera posibilidad de que se rebaje genera una fuerte sospecha de que las energías renovables -y nuevas subastas- no son una prioridad.
Fuente: INFOBAE