El tren de Vaca Muerta será respaldado por regalías neuquinas

En caso de que el inversor no logre saldar los pagos

La subida del dólar puso en rojo los números del proyecto para tender un tren de cargas desde Puerto Galván hasta Añelo y llevó a que la provincia de Neuquén deba respaldar el desarrollo con un porcentaje de las regalías provinientes de los hidricarburos.

NEUQUÉN – A pesar de las numerosas reuniones desarrolladas a lo largo del año pasado para avanzar en el proyecto del tren Norpatagónico de cargas, la disparada del Riesgo País y con ella las elevadas tasas financieras echan sombras sobre su concreción y si bien el plan sigue adelante, el avance se da a pasos mucho más lentos de lo esperado.

El objetivo de la iniciativa, que se concretaría bajo la modalidad de Participación Público Privada, es generar un sistema de transporte que reduzca los costos de trasladar los insumos básicos que utilizan las empresas petroleras para sus desarrollos en Vaca Muerta, como son las arenas y equipos pesados.

Y si bien desde el gobierno nacional se avanzó en las últimas semanas del 2018 en una licitación para que las operadoras reserven un cupo de carga inicial, la ecuación económica no termina de cerrar porque aún con esa carga inicial los 90 vagones no tendrían garantizado retornar al puerto con algo que pague el costo del flete.

El año pasado un grupo de intendentes de rionegrinos puso el grito en el cielo por la cantidad de trenes que a diario podrían llegar a pasar por el medio de esas localidades y propusieron que la traza circunvale buena parte de la provincia, desde Chichinales hasta Contraalmirante Corderno, por la zona norte.

La reclamada “variante” de la traza implicaba nada menos que un costo adicional de 592 millones de dólares y llevaba el presupuesto final del tren a los 1.285 millones de dólares, pero esto fue descartado. La traza final, que parte de Puerto Galván, pasa por Cerri, llega a Contraalmirante Cordero y desde allí bordea el río Neuquén hasta Añelo, fue tasada el año pasado en 780 millones de dólares.

Con ese recorte presupuestario y todo, los números no terminan de cerrar y es por eso que desde el gobierno neuquino se dispuso una suerte de garantía contingente en regalías para quien desarrolle la obra.

“Para hacer viable el proyecto se le pidió a la Provincia un aporte, que es un porcentaje de las regalías incrementales que pueda tener Neuquén y que se pagarán si el inversor que haga el recambio de las vías no logra, con los pagos que reciba por el uso de las vías, repagar su inversión y tener una rentabilidad”, explicó el ministro de Energía de Neuquén, Alejandro Monteiro.

El proyecto contempla además una garantía inicial de 80 millones de dólares aportada por la Administración de Infraestructuras Ferroviarias Sociedad del Estado (ADIF).

Pero según los cálculos realizados el año pasado, los volúmenes de carga esperados no permitirían que el desarrollador pueda recuperar a tiempo su inversión para pagar el financiamiento que deberá tomar para realizar los trabajos de mejoramiento y extensión de las vías.

En ese punto es donde la garantía de las regalías neuquinas se accionaría. “Es un aporte contingente porque puede que no sea necesario, pero además porque una vez que el inversor termine de cancelar sus obligaciones, la Provincia comenzaría a recuperar el dinero abonado”, detalló Monteiro.

Los plazos para ver si el tren rueda se reactivarán el 19 de marzo cuando está prevista la apertura de las ofertas de carga inicial y con ellas se sabrá si hay interés de hacer real o no el proyecto.

 

Fuente: DIARIO RÍO NEGRO