Nuevo diseño arquitectónico para pozos del Grupo Techint

Fortín de Piedra

A menos de un año desde las primeras perforaciones, logró consolidarse como el bloque unitario que produce la mayor cantidad de gas natural del país. El Grupo Techint es el responsable del éxito basado en una renovada arquitectura de los pozos y la incorporación a una empresa hidrocarburífera de procesos y formas de trabajo propios de la siderurgia.

NEUQUÉN – El Grupo Techint incorporó como novedad un modelo industrial adquirido por la gran experiencia que tiene la empresa en la industria siderúrgica.La fase de piloto en Fortín de Piedra fue realmente breve. La firma encaró dos perforaciones verticales para poder perfilar la roca generadora y cinco horizontales con ramas que tuvieron apenas 1.500 metros de extensión.

Una vez que se determinó el horizonte a navegar –que en ese momento fue el Orgánico– se pasó a la fase de desarrollo masivo con ramas horizontales que ya alcanzaban los 2.000 metros. “Originalmente perforábamos la guía que aísla acuíferos, una cañería intermedia hasta el calcáreo Quintuco porque tiene una presión inferior a Vaca Muerta y se necesita controlar esta zona de baja presión, y desde allí se perforaba el horizontal”, indicó Pablo Iuliano, manager Regional del proyecto.

Esa fue la arquitectura de los primeros pozos que la operadora realizó en el área ubicada al norte de Añelo y que partieron de la determinación que hasta el momento se mantiene Tecpetrol para el distanciamiento entre las ramas horizontales.

“Determinamos que el distanciamiento óptimo entre pozos, que es lo que permite maximizar las reservas que hay en subsuelo y no sobreinvertir, es de 225 metros”, explicó el ejecutivo, aunque agregó que no descartan estudiar con algún piloto modificar por más o por menos esa distancia que la mayoría de las operadoras tiene fijada en casi 300 metros.

Sobre una locación estándar de 150 por 150 metros, las bocas de los pozos se emplazan cada 10 metros y logran por medio de un direccional ese distanciamiento que se da en forma previa al inicio de la perforación horizontal.

Con apenas seis meses en el área, la petrolera resolvió modificar su arquitectura de pozos para migrar hacia un diseño que denominaron como de pozos “robustos”.

“Pasaba que costaba bastante estabilizar la perforación y en algunos casos se tardaba más y por eso se aprendió y se migró a un diseño en el cual se agregó una cañería más”, indicó Iuliano.

Este nuevo esquema comienza con una guía de mayor diámetro: se pasó de 9 5/8’’ a 13 3/8’’, para dar paso luego a una primera intermedia a Quintuco y una segunda intermedia hasta el inicio de Vaca Muerta. Desde allí se emprenden ahora las ramas laterales que culminan en ductos de 5 pulgadas.

Esta nueva arquitectura de pozos es la que le permitió a la operadora estandarizar los procesos para buscar llevar la actividad hacia esa lógica de trabajo propia de la siderurgia. Pero además Iuliano detalló que les posibilitó extender sus ramas laterales de los 2.000 metros a 2.500 metros e incluso incursionar en un pozo de 2.800 metros.

“Esos metros más que logramos son los que compensan el costo del cambio del diseño”, remarcó Iuliano y detalló que mientras con los pozos “slim” podían demorarse entre 23 y 40 días, con los pozos “robustos” la perforaci ón se estandarizó en 30 días.
Fuente: RÍO NEGRO / VICTORIA TERZAGHI