Energías Renovables: hay que pensar con una visión estratégica y a largo plazo

El Licenciado Javier Reyes, referente del Consejo Permanente de Energía y titular de la Agencia de Energías Renovables de Villarino, alertó sobre el futuro energético y el techo que supone no tener una política energética con inversiones luego de 2021.

El Licenciado Javier Reyes, referente del Consejo Permanente de Energía y titular de la Agencia de Energías Renovables de Villarino, alertó sobre el futuro energético y el techo que supone no tener una política energética con inversiones luego de 2021.

BAHÍA BLANCA – Más allá del 2021, en el horizonte hay una amenaza concreta: la capacidad de transporte está llegando al punto de saturación, lo que significa un freno a la llegada de nuevos proyectos. Los 24 parques de generación de energía renovable en ejecución o en proceso en el sur bonaerense, constituyen un cambio de paradigma casi sin precedentes pero si no se toma como prioridad generar obras, el crecimiento tendrá un techo.

“Nuestras redes actuales soportan esos 24 proyectos y nada más. Si no hay más obras, no hay muchos parques. Hay que ser conscientes de eso. Tuvimos un boom, está fantástico y estamos todos los contentos, pero hay que pensar con una visión estratégica y un largo plazo “, alerta el licenciado Javier Reyes, referente del Consejo Permanente de Energía y titular de la Agencia de Energías Renovables de Villarino. Su voz es una de las más escuchadas en la Mesa Regional de Energías Renovables, que se conformó en junio pasado los intendentes de ocho distritos de la región. Desde allí insiste: “la capacidad de transporte de energía está al límite y eso nos pone un techo”.

El mapa de energía muestra que el 71% del consumo total del país se registra en Buenos Aires y Gran Buenos Aires, Litoral y Centro. Sin embargo, estas mismas regiones solo aportan el 56% de la generación. El saldo se deriva de los grandes sitios de generación, entre los que Bahía Blanca y su zona están tratando de insertarse. “Claro que para eso hay que tener redes, tendidos, subestaciones. A los que tenemos que apuntar de inmediato, enfatizó a Reyes, en la forma de pensar cómo queremos que nuestra región esté inserta en el mercado de las energías renovables de aquí a 2021, 2025 y 2030 ”.

En cuanto al colapso de las redes hay que hacer una evaluación de todas las líneas que pasan por la región y determinar cuáles son las capacidades de crecimiento que tienen. Una vez que lo tengamos claro, tenemos que ir a buscar las obras que nos faltan. Si salen cinco obras para todo el país. Ese es un gran trabajo de intendentes y legisladores de la región para los próximos años, si hablamos de proyectos trascendentales.

Estamos en la de diagnóstico. En la Mesa de Energías Renovables se hace un estudio con una empresa de primer nivel autorizada por Cammesa, que cuesta unos 20 mil dólares. Con ese estudio luego tendremos una idea de las falencias de nuestra red de transporte y podremos determinar los pasos a seguir.

En la última reunión de la Mesa se habló de crear un cluster energético. En esta región, las energías renovables ingresaron en forma disruptiva, porque rompieron todos los paradigmas. Había escepticismo, pero dos años después tenemos dos parques eólicos inaugurados, más 14 adjudicados, 4 ampliaciones y otros cuatro a punto de oficializarse. Con todos estos cambios, hay que decirlo, en un principio los municipios se vieron sobrepasados. Nadie sabía qué hacer, qué exigir o qué permitir y qué no. Eso es, poco a poco, está cambiando. Hoy ya hablamos de otra manera, y todos nos vamos a poner un tono, organizándonos, cerrando filas. En este marco se plantea la idea del cluster.

Habrá que entender que en un cluster cada uno de los elementos cumple un rol, en base a su especialización y sus capacidades, y que la interrelación fuerte entre los actores es la clave. Organismos públicos, municipios, la ciudadanía, el puerto, el colegio de Ingenieros, todos deben entender la industria y ayudar a desarrollarla.

“Lo que nos va a convertir en un clúster no es la cantidad de parques que llegan a cada municipio, sino muchos parques en la región”, dijo Reyes

Para buscar inversores en primer lugar, hay que estar consolidados para el desarrollo del mar anárquico. Hay 40 temas a tocar; bueno, arranquemos por dos o tres. Por eso creamos la Mesa Regional, que reúne a los distritos que tienen proyectos en alguna etapa de desarrollo o terminados. El siguiente paso es homogeneizar los criterios, como por ejemplo los derechos de construcción de los parques, en todos los casos, entre 0% y 2%; y generar estructuras municipales que faciliten las cosas al inversor.

Las empresas vienen en esta zona porque el negocio es rentable y se encuentra en buenos lugares, cercanía con el puerto y rutas, e infraestructura para inyectar la energía que genera. Pero además de demandar servicios. Si has llegado a tener 15 empresas de la región que se ofrecen en mantenimiento de caminos, construcción civil, redes de agua y otras tareas, un promedio de 10 empleados cada una, en poco tiempo, vamos a tener 150 familias viviendo indirectamente de las energías renovables. Si es que se puede trabajar en los parques, se ha logrado un trabajo de 500 en el sector. Eso es lo que va a cambiar la realidad de esta zona, admite.

Reyes: “Los parques ofrecen una oportunidad muy buena en materia laboral. Ya de entrada, hablamos de 24 proyectos con un plazo de 500 días, con un promedio de 120 personas ocupadas en forma permanente. A eso hay que sumar las personas ocupadas en forma directa e indirecta cuando están en marcha, que serán unas 500 ”.

La llegada de los parques también reporta beneficios impositivos para los municipios y los mismos dueños de los campos. Hoy se paga entre 2.500 y 3.000 dólares de alquiler anual por megawatt generado.

Un problema generado por la falta de inversión durante años nos pone al límite. La red de transporte no está en el límite ahora, sino desde hace años, fruto de la falta de inversión. Por eso el plan RenovAr 1 se lanzó con un máximo de proyecto de 100Mw de generación. A partir de allí se puso un foco de atención en los principales nodos de energía y en las redes. Es un tema importantísimo. Para tener una idea: por cada vez que crece el PBI de Argentina, se requieren 1.000Mw más, es decir 10 parques como La Castellana, en Villarino.

“La región tiene mucho para crecer en materia de energías renovables. Por recursos, por su infraestructura, por el trabajo que se viene haciendo. Hasta tenemos las diputadas María Fernanda Bevilacqua y Rosío Antinori, que son presidenta y la vicepresidenta de la Comisión de Energía de la Cámara Baja, respectivamente ”.

Fuente: LA NUEVA / JUAN IGNACIO SCHWERDT